Ahora chrysler se dice lista para sacar su producción de méxico


Por Joann Muller/Forbes México | 2017-01-27.

El CEO de Fiat Chrysler Automobiles (FCA) dijo que su compañía podría mudar rápidamente la producción de camionetas pesadas Ram a Michigan desde México si el plan económico “America First” del presidente Donald J. Trump le ofrece suficientes incentivos.

“Correctamente motivado, podría ser ejecutado muy rápidamente por FCA”, posiblemente para 2019 o 2020, Sergio Marchionne dijo a los analistas durante una conferencia telefónica para discutir los resultados financieros de la compañía para 2016.

Los fabricantes de automóviles han estado bajo presión de la nueva Administración Trump para construir más de sus automóviles en Estados Unidos como parte de la agenda del presidente para crear más empleos en Estados Unidos, pero la industria ha respondido que no puede ganar dinero en ciertos vehículos, especialmente en modelos compacto, en Estados Unidos, debido a los costos más elevados de la mano de obra y al aumento de los costos regulatorios.

Marchionne y sus homólogos de Ford Motor y General Motors se reunieron con Trump a principios de esta semana para discutir políticas que harían que Estados Unidos fuera más atractivo para ellos, incluyendo un alivio en la regulación de eficiencia energética, una represión de la manipulación monetaria por parte de otros países y varias reformas tributarias.

FCA importó más de 407,000 vehículos desde México el año pasado, la gran mayoría de ellos camionetas Ram. La antigua Chrysler, ahora una empresa holandesa con sede en Londres, tiene tres plantas en México, donde también fabrica camionetas Ram ProMaster, Dodge Journey SUV y el compacto Fiat 500. Alrededor de 18% de su producción norteamericana se produce al sur de la frontera, según LMC Automotive.

Marchionne señaló que FCA podría mudar la producción de esas camionetas a Estados Unidos para 2019 o 2020, si las condiciones económicas son correctas. El fabricante de automóviles está en medio de una reestructuración masiva de su huella de fabricación en EU con el fin de construir en breve más SUVs Jeep, incluyendo tres nuevos modelos. Como parte de ese esfuerzo, FCA ha construido suficiente flexibilidad en su fábrica de Warren, Michigan, para añadir la producción de chasís pesados en el futuro.

“La repatriación de la camioneta de carga pesada Ram es posible”, dijo Marchionne. “La infraestructura para hacerlo ya está desplegada y, si tuviéramos la motivación adecuada, podría lograrse con bastante facilidad”.

Marchionne declinó ofrecer detalles de las implicaciones de mudar toda esa manufactura a Estados Unidos desde México, más allá de decir que “habría consecuencias monumentales para la industria”.

En 2016, FCA obtuvo utilidades netas de 1,800 millones de euros (111,000 millones de dólares) por ingresos de 111,000 millones de euros y dijo que se enfoca en cumplir las metas establecidas en su plan quinquenal para eliminar la deuda restante de 4,900 millones de dólares para 2018.