5 consejos para el glotón que está a dieta


Por Life & Style | 2017-01-27.

Ya pasó noviembre, ya pasó diciembre y ¡ya pasó enero! Y tus pantalones (y el cinturón, los trajes, el vestido, el espejo y los amigos) te repiten todos los días que, simplemente, te dejaste ir.

Bueno, como dicen por ahí, lo bailado –o lo comido y lo bebido– nadie te lo quita, sin embargo para regresar a ponerte tu ropa, no perder tu amor propio, y mantener el paquete triglicéridos, colesterol, grasa y estética más o menos bajo control pues hay que tomar acción.

Existen más dietas que días del año, varias de ellas muy crueles, y sobretodo insípidas, y ningún glotón quiere (queremos) vivir de pollo asado, verduras al vapor y gelatina light más de 15 minutos. Mejor morir con las venas tapadas. Así que para sobrevivir estos duros días de regresar a ponerte en forma con elegancia y amor a la comida ahí te van mis 5 consejos:

1.- Adiós al Azúcar - Esta es muy obvia, y la verdad fácil una vez que te haces a la idea. Elimina la palabra postre de tu rutina unos días y cámbialo (y a veces) por algo de fruta. Se vale algo rico, como moras o algo similar, pero sin adorno ni chocolates ni nada. Reducir dramáticamente tu ingesta de azúcar (y carbohidratos simples) incrementa significativamente tu tasa de quema de grasa. La muy mala noticia es que esta categoría incluye todos los panes. Y esos, ni hablar, duele dejarlos.

2.- Adiós a los Lácteos - Aquí otra no tan imposible pero sí muy útil. Consumimos muchísima grasa y lactosa (que te hincha mucho) con los lácteos que, al dejarlos, inmediatamente te vas a sentir mejor y las tallas van para abajo. Ya si la leche de tu expresso te parece un extremo aberrante pide leche deslactosada, pero lo demás, olvídalo por un ratito.

3.- Adiós al brindis – Disciplina con este difícil tema. Ni hablar, bienvenida el agua mineral, el té helado, el café, la limonada sin endulzar, etc.

4.- Hazte la vida más amable con buenas proteínas – Seamos realistas, prácticamente cualquier lugar donde vayas a comer te pueden servir una buena proteína magra con grandes sabores sin lácteos ni azúcares. Miles de recetas de carnes, aves, pescados de primera a la parrilla, a las hierbas, con un poco de aceite de oliva, a la veracruzana… sólo es cuestión de ser un poco creativo. Este NO es el mes del foie gras o del chorizo, ni de cerca.

5.- Disfruta ensaladas y sopas que valgan la pena – El mundo de comer verdura sana NO ES eital mundo de las verduras al vapor. Hay formas supercreativas de hacer verduras a la parrilla, de hacer ensaladas con algo de semillas o frutos secos, de usar unas buenas vinagretas –ojo: vinagre de vino y aceite– y hacer que la parrilla le saque nuevos sabores a tus verduras.

Como verás, no es tan complicado ni tan científico, es una formulita muy fácil de 3 cosas de NO hacer y dos de SÍ hacer y te puedes hacer la vida más amable.

Buena suerte, y apúrense a cumplir el primer propósito para que regresemos a las felices visitas a los changarros, las esquinas, los platos para compartir y los menús degustación que tanto nos gustan.

Nos vemos a la próxima, ¡espero que más flacos!